domingo, octubre 11, 2020

La vieja casa de mis abuelos en La Gallareta. Santa Fe.
Que privilegio de ensueño
haber conocido la casa de la infancia
soy dichosa de haber poseído verdaderamente mi soledad
No en un desván o
sin dejar de jugar
Pues mi mente jugaba solo con las palabras
en un puente sobre la zanja del frente de la casa
allí entreví el germen de la libertad.
Mas allá la infinita calle atrapaba mis ojos
llenos de tierra y tiempo
Te hecho de menos
y con los sueños de entonces permanecen en mí
Aún cuando la casa ya no existe. 
 C.M.

"El Ojo"

  El ojo El día plomizo enajenaba su vista, fruncía el entrecejo y entornaba los ojos, el verde desbordaba los parques.  Cruzó la calle rumb...