miércoles, julio 08, 2020

Del libro "La Caza"


El bosque era lejano a mis pies, el clima amante y había alegres cantores ajenos, el misterio cantaba vivo en sus aguas y fronda. Yo era una imaginista. Me complacía en un mundo sensible con los ojos maravillados, el problema era el tiempo, era ir a un lugar y estar en otro, el acontecimiento perdurable. Una feria de poseídos y poseedores, con la pasión dispuesta a la agresividad, estímulo de mis sensaciones. Secretos de cazadora, incursiones a lo hondo del pensamiento, de trapecista sin circo, de maga con galera.


"El Ojo"

  El ojo El día plomizo enajenaba su vista, fruncía el entrecejo y entornaba los ojos, el verde desbordaba los parques.  Cruzó la calle rumb...