sábado, marzo 02, 2013

Sangrar sin dolor

Despierta mujer dormida en las profundidades del dios narcótico, en las oscuras noches de barrios bajos
en los bellos poemas de hombres enamorados
en las ensoñaciones de jóvenes confusos
en la vigilia de hombres sin deseo,
en las camas de mortales exaltados sin conciencias
en los ríos profundos de la imaginación del poeta
en las sombrías noches del infante
en el borde del suicida
en las calles de las pasiones,
en las voces de los que te odian  aman
en las torturas del amante,
en la soledad del hogar,
en la luz que brilla como promesa,
en el no entedimiento de tu sexo,
en los jugos dedicados a tu especie,
en las pulsaciones de un pene moribundo,
en el violentado esclavo amor
en los días bienaventurados sin continuidad,
en la prodigiosa benevolencia masculina,
en la buena fe
en los depósitos de cadáveres nunca vistos,
en el horror de la descendencia,
en el perdónen que te espera al borde del camino,
en la mordida yugular sin sangre
en el parejo- desparejo deseo
en cada una de las palabras del pasado
en los bien pensantes y mal actuantes
en el disfraz de dios
en la boca mal oliente de los burdeles
en el espacio sin pertenencia y eterna conquista
en tu mirada impávida frente al asesino
en  el fetiche que te representa
en los vuelos de la muerte
en la muerte perfecta pequeña buscada en tu sexo
en el constante vaivén del sexo
en el carrusel de la maternidad
en cuantos planes subvierten la mente de los hombres
en subyugantes e inmemoriales historias fraguadas por ellos para amarte
en  la subversiva idea de poseerte
en las altas inquisiciones de tus practicas
en la dulce y bella representación de la mujer dormida
en tus sueños inconmovibles
en la lista infinita que une imaginación con palabras
despierta
allí donde tu te ves ellos no acceden
Si pretendes ignorar que
en las noches de soledad te tocan te desean te chupan te muelen a palos te manosean te violan te aman y te dejan te abrazan con temor te hablan y no los escuchas te manipulan y no dejan rastros te tienen en un cofre te pagan para no sentir  tu  conscientes te añoran te idolatran te miran dormida y sacan sangre de tu pecho
te engañas mujer
Aunque al alba no veas la ínfima macha.
                                                                                                              C.M.