miércoles, febrero 28, 2007

LA MIRADA

Y te encontré mirada, ausente de artificios, congelada
me mirabas sin pasión. Curiosidad leí en tus ojos, te seguí, fijé tu soledad estampada.
Condenada a mirar hacia atrás y seguir adelante, por un instante te doté de vida.

jueves, febrero 01, 2007

UNA VISITA NOCTURNA AL DRAGÓN ROJO

Lala Sanchez Oesterheld
Que no los engañe su sonrisa, esta mujer, ha vivido, ha ido al infierno y ha sobrevivido.
Palitos chinos y Fredy
La mirada detiene el tiempo, el instante justo antes de que el sabor de la salsa se interne en cavidades y se mezcle con otros jugos , el instante donde la fantasía se convierte en sabor.




Amigos..., como les decía nunca pierdo la oportunidad de llevar a algún amigo a cenar al barrio, saben, el Chino, en este momento estoy un tanto alejada de Palermo Soho-hollywood. Anoche llevamos a nuestra hermosa amiga Lala Sanchez Oesterheld a cenar, es una lástima que ella come tan poquito, pero le hicimos probar varias cosas y prometíó volver la semana próxima, con Tomy, que será otra excusa para estar juntos y charlar.
También aproveché para sacar fotos con mi celular, es algo de lo que nunca me voy a arrepentir, -el haber comprado un celu con cámara-, me permite sacar en cualquier momento y de sorpresa cuando surge la foto instantánea, de esas que me gustan tanto. Si bién tengo mi cámara tipo profesional y la uso mucho, el celu me da la libertad de olvidármela a veces, y que cuando algo me asombra o me gusta, igual pueda tenerlo en mi carpeta de fotos. Es de estas cosas que han surgido con la sociedad de consumo, muy de inmediatéz, de tener ahora, "YA", lo que quiero. ¡HAAA!! QUE DIRÍA CARTIER BRESSON de esto?,quizás nada, pero no puedo dejar de pensar en cierto malestar frente a estos arribistas de la imágen, sic ...entre los que me encuentro. De cualquier manera es un placer que una vez adquirido formó una vía regia en mi aparato psíquico, y no pienso ir al analista por ello, sinó más bién disfrutarlo.





Medicina Oriental


FESTEJO DE AÑO NUEVO CHINO 2006

El año nuevo Chino se festeja en febrero, todos los porteños acuden a deleitarse con suculentos platos de las más variadas recetas, es realmente un placer al cual los Argentinos se van haciendo adictos, basta ir cualquier día del año para comprobarlo.
Las dos o tres escuetas cuadras del barrio se llenan de gente y de puestos de comidas y bocaditos, así como bebidas muy refrescantes, de gran importancia debido a que el calor que hace para esa fecha es casi de 40 grados, al menos así sucedió en el 2006. Fue una jornada bochornosa, de cualquier manera no evitó que se llenara de público ávido de mirar, comer y sacar fotos del recorrido que hacen la serpiente y el dragón, visitando los comedores y negocios para repartirles buena suerte.
Si alguien aún no ha ido a esta fiesta se la recomiendo, los chinos miran a la gente que se agolpa en los puestos y dudo que entiendan el éxito que esta genera, los miran con esa pregunta impresa en sus ojos, de la misma forma que nos miran cuando en un restaurant preguntamos de que se trata Chau mien mixto con salsa agridulce-pìcante. Una mezcla de fastidio y simpatía brilla en esos ojos orientales.
No obstante sigo recomendando ir a comer al barrio y cuando puedo llevo amigos que aún no lo conocen, soy adicta a la comida china, a tal forma que en la festividad pasada, estábamos con Fredy frente a un puesto, prestos a comprar unos bocaditos que lucían muy bien en las parrillitas instaladas en la vereda, y nos miramos con sendas preguntas en los ojos, verbalizando le digo -¿" de que serán estas cosas"?, pescado, pollo, cerdo, acaso lo más común, pero de no ser así?, -acto seguido, le contesto" mirá no sé que es, pero si fuera rata está delicioso "y me dispuse a comer. Esta y otras bromas son comunes a la hora de comentar qué se come en el barrio Chino, los prejuicios son variados y muy fuertes, creo que el que los tiene se pierde algo bueno, ¡ disfrutar de la diversidad que nos brinda la vida!